La Fiscalía resolvió no pagar la recompensa por la que el guerrillero Pablo Montoya, alias Rojas, asesinó a su jefe, alias Iván Ríos, y le cortó una mano. La Fiscalía espera la decisión de un juez que estudia un reclamo en el que se asegura que si se paga la recompensa se estaría patrocinando el crimen más reprobable.

Una Acción Popular, puso a tambalear el programa de recompensas del Gobierno para casos como el de la muerte del ex jefe guerrillero Iván Ríos.

La Fiscalía acaba de comunicarle a Pablo Montoya, alias Rojas, que por ahora la recompensa no será cancelada en razón a que existe de por medio una acción popular.

Según el demandante el pago de la recompensa va en contra de la moralidad administrativa y de la obligación constitucional que tienen el Estado de velar por la vida y honra de los colombianos, sin excepción.

El columnista Ramiro Bejarano, calificó de sana la decisión de la Fiscalía de no pagar hasta que se falle la acción popular.

Por su parte el Ministerio de la Defensa, que insiste en cancelar los cinco mil millones de pesos, se hizo parte dentro del proceso, para explicarle al juez que tiene que resolver el recurso, las razones por las que en su criterio si se le debe pagar a Rojas la recompensa ofrecida.