La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR, y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ONU Derechos Humanos, lamentaron y condenaron, por medio de un comunicado, el homicidio ocurrido el pasado 2 de junio de Carlos Jimmy Prado Gallardo, líder y defensor de derechos humanos, quien fue asesinado en el municipio Olaya Herrera.

Aseguran que Nariño es uno de los departamentos más afectados, pues sus habitantes han visto como sus derechos han sido vulnerados ante el aumento de homicidios selectivos, amenazas e intimidación contra sus líderes. 

También recalcaron que se han hecho llamados a organizaciones para afrontar la situación y no se ha recibido respuesta de ninguna de estas a nivel local, regional y nacional y tampoco se ha tenido el impacto esperado frente a la mitigación de los riesgos y la atención de las emergencias de desplazamiento que se han presentado.

Sostienen que se hicieron requerimientos urgentes a las instituciones del Estado, para que garanticen la vida e integridad de los líderes y defensores de derechos humanos, para poder ejercer el legítimo derecho a su actividad de defensa y protección de los derechos humanos.

Indicaron que es muy importante implementar la política de prevención a violaciones a los derechos a la vida, libertad, seguridad e integridad de personas, grupos y comunidades.

ACNUR y ONU Derechos Humanos afirman que seguirán acompañando las comunidades y velando por la protección de sus derechos, así como asesorando a las autoridades municipales y nacionales en esta labor.