Representantes de las EPS, clínicas y hospitales del país, manifestaron estar de acuerdo con la propuesta del presidente electo, Iván Duque, de aplicar una ley de punto final que permita sanear las finanzas del sistema de salud.

Uno de los principales problemas que afronta el sector de la salud en Colombia es la falta de financiación, y en este tema, ni las cifras cuadran entre los diferentes actores del sistema, pues el Gobierno habla de una deuda de 2.5 billones de pesos, el gremio de las EPS lo calcula en 6 o 7 billones y la Asociación de Hospitales y Clínicas dice que la cifra llega a 8.4 billones de pesos.

Sin embargo, en lo que sí están de acuerdo todos es en que se necesita un plan de choque para que el Estado se ponga al día con lo que le debe al sistema para poder sanear las finanzas, aunque no es esta la única medida que se debe adoptar para que la salud funcione mejor

El presidente de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC) Juan Carlos Giraldo, sostuvo que cualquier reforma que se quiera plantear será bienvenida o una ley de punto final que permita salvar financieramente el sistema.

“Una ley de punto final que establezca cuáles son las cifras exactas, que determine los responsables del déficit y que permita el pago de la deuda ojalá en un plazo no mayor a año y medio, debe ser el punto de arranque para cualquier evolución de un nuevo sistema de salud”, explicó Giraldo.

Por su parte, Jaime Arias, presidente de Acemi, el gremio que agrupa a las EPS, sostuvo que la propuesta de una ley de punto final habría que analizarla pero que en principio podría funcionar, ya que otros países como España la han aplicado con éxito.

“Estamos hablando de 6 o 7 billones de pesos que no los hay, por eso esas leyes de punto final incluyen un plazo de 7 o 10 años de saneamiento y se entregan unos papeles que se puedan redimir en el mercado. Hay muchas fórmulas para eso porque el dinero de contado no lo hay”, indicó Jaime Arias.

Publicidad

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, reconoció los problemas de financiación que tiene el sector de la salud y dijo que es uno de los primeros puntos que debe abordar el próximo Gobierno pero no el único porque el manejo de los recursos también debe reformarse y para ello se prepara un proyecto de ley.

Gaviria explicó que actualmente los recursos del régimen contributivo los maneja la ADRES, que es la entidad que administra los recursos de la salud, mientras que en el subsidiado lo hacen las entidades territoriales, donde se han presentado problemas de falta de pago y corrupción como los carteles de la hemofilia y el de las enfermedades mentales.

“En términos de un buen manejo de los recursos y de equidad, es una buena política pública llevar la centralización de los recursos a la ADRES, pero para eso es necesario una reforma legal. Esto hace parte de un borrador de proyecto de ley que ya está listo y que queremos dejarle al nuevo gobierno pero no como parte de un proyecto de salud, sino como una reforma integral a la Ley 715 de 2001 que define la distribución de los recursos en el país”, puntualizó el Ministro de Salud.