La Fiscalía General de la Nación acusó al mayor (r) de la Policía Juan Carlos Meneses Quintero por el homicidio del conductor de bus Camilo Barrientos Durán, ocurrido el 25 de febrero de 1994 en el municipio de Yarumal –Antioquia-.

De acuerdo con la investigación, este crimen se presentó porque varios miembros de la Policía tendrían en la época una lista de personas susceptibles de ser asesinadas.

La decisión de la Fiscalía se tomó porque el entonces comandante de la Policía en Yarumal habría participado en el homicido junto con otros miembros de la Policía y, de acuerdo con la misma declaración de Meneses, con la colaboración de Santiago Uribe, hermano del expresidente Álvaro Uribe.

En la decisión también se pidió que se adelanten los trámites pertinentes para solicitar al gobierno de Venezuela la extradición de Meneses Quintero.

Por estos hechos, la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario también profirió medida de aseguramiento sin beneficio de excarcelación en contra del exsuboficial de la Policía Alexánder de Jesús Amaya Vargas.

Para la Fiscalía, el crimen de Barrientos hizo parte de la estrategia establecida por un grupo de personas conocidas como Los Doce Apóstoles, que emplearon sus influencias para que la Policía les colaborara en la campaña de eliminar a varios ciudadanos a los que consideraban miembros de la guerrilla.

Publicidad