Los agentes encubiertos de la CIA y la DEA llegaron desde Estados Unidos al municipio de Bello, Antioquia, para adelantar operaciones de inteligencia que indiquen cuáles de los integrantes de las bandas criminales confrontadas tienen orden de extradición por nexos con redes de narcotráfico internacionales.

Aunque nadie los ha visto, autoridades de Bello confirman que se adelanta la misión secreta para obtener resultados, pues los homicidios y extorsiones de estas bandas criminales obedecen a disputas por plazas de estupefacientes.

“Toma mayor relevancia la presencia de organismos internacionales y americanos de seguridad con el fin de minimizar el delito”, indicó Adriana Salas, secretaria de Gobierno de Bello.

La cifra de homicidios es cada vez más crítica, en menos de 12 horas fueron asesinados tres jóvenes: en un centro comercial de Niquía fue asesinada esta mujer cuando compraba un helado, a pocas cuadras, en un ataque a bala murieron dos jóvenes, uno de ellos era un reconocido ciclista de 19 años.

La mayoría de habitantes sufren estado de estrés y depresión.

“Se siente temor, se siente miedo a toda hora del día”, denunció Diego Vásquez, ciudadano de Bello.

La extorsión también afecta el comercio; a las construcciones exigen apartamentos a cambio y en negocios se reportan bajas ventas.

Publicidad

En Bello ya son 82 las muertes violentas, cifra que supera a la del total de 2018 que fue de 71 fallecidos.