Los encargados de ejecutar la operación aprendieron un arte marcial israelí, que adiestra a personas desarmadas para enfrentar a otras que tengan armas.

Cuando se confirmó que las FARC iban a unir a los secuestrados, en Bogotá se reunieron agentes de Inteligencia del ejército con oficiales del Comando de Operaciones Especiales de las Fuerzas Militares. Todos recibieron entrenamiento en la Base Militar de Tolemaida, bajo la suprevisión del general Mario Montoya, comandante del ejército.

Tenían claro que no podían llegar armados con los guerrilleros y que el helicoptero MI de la brigada de aviación, no podía tener algo que revelara la verdadera identidad de la supuesta comisión de ayuda que trasladaría a los secuestgrados.

Los militares recibieron entrenamiento en control de comportamiento, comunicación en codigo, reconocimiento de terreno, expresión corporal y oral e interceptación de individuos sin porte de armas.

Hicieron cursos acelerados e improvisación para hacerse pasar por italianos, aerabes, antillanos y suizos. 

Además en solo tres semanas, se hicieron expetos en Krav Maga, que en hebreo significa combate cuerpó a cuerpo , es el arte mercial creado por el ejército.

Los militares aprendieron sistema de desarme y control de individuos, además saegún los mismos agentes de inteligencia, practicaron tantas veces un libreto diseñafo por los generales  que al entrenamiento lo llamron "la obra de teatro".