La Fiscalía de Ecuador identificó el cadáver traído a Colombia junto con el de Raúl Reyes, como Franklin Aisália Un ciudadano ecuatoriano que, según su familia, es simplemente un cerrajero y, según el ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, podría ser un miembro de las FARC conocido con el alias de Lucho.

Esta noche el Instituto de Medicina Legal de Colombia reconfirmó la identidad del cadáver. Ya Colombia y Ecuador están de acuerdo en que el muerto es Franklin Aisália. Ahora, se abren dos discusiones: primero, si la muerte de un ecuatoriano en su país agrava la violación de la soberanía que ha reconocido Colombia y, segundo, si Aisália era un guerrillero y, si no lo era, ¿qué hacía en el campamento de las FARC?

La certeza de la familia Aisalia, fue confirmada hoy por la fiscalía ecuatoriana

El procedimiento realizado por investigadores ecuatorianos, fue comparar las huellas del cuerpo que reposa en medicina legal en Bogotá, con las de la cédula de identidad de franklin Aisalia Molina

Las autoridades de los dos países tardaron 23 días en identificar el cuerpo del que se creía era Julián Conrado, hoy el ministerio fiscal ecuatoriano obtuvo el esperado resultado.

 

La Fiscalía ecuatoriana señaló que el procedimiento realizado en las últimas horas no deja duda alguna, por la calidad de las pruebas enviadas para realizar el cotejo de las huellas.

INTERPOL Colombia le confirmó a noticias uno, que esa entidad efectúo la necrodactilia del cuerpo traído a Colombia, junto con el de Raúl Reyes. Las impresiones fueron enviadas a INTERPOL Ecuador, quien las remitió a la fiscalía ecuatoriana.

Las autoridades ecuatorianas anticiparon que estudiarán la posibilidad d demandar a Colombia ante el tribunal penal internacional.

Los dos cotejos de huellas de Ecuador y Colombia demuestran que el cadáver que está en el instituto de medicina legal en Bogotá es de franklin Aisalia, pero no necesariamente que sea alias “lucho”, el ecuatoriano que aparece en las fotos y videos de los seguimientos a Simón Trinidad en Quito, previos a la captura del guerrillero extraditado.