En vez de sacar de circulación a los carros con motores obsoletos, un cartel de empresarios y funcionarios del tránsito, clonaba sus licencias y con una sola licenciaba el tránsito de tres chatarras. Once miembros de la banda ya están en prisión.