Cerca de 30 bomberos perdieron la vida mientras intentaban apagar un incendio forestal en la provincia central china de Sichuán.

Un operativo de 689 personas fue desplegado en la zona para tratar de apagar las llamas, entre las que 30 bomberos desaparecieron este domingo tras un cambio repentino en la dirección del viento.

El fuego se originó este sábado a 3.800 metros de altitud en una zona montañosa del condado de Muli, cercano a la frontera con Birmania.

La agencia oficial Xinhua recordó que en Shanxi se han registrado otros ocho fuegos forestales desde el pasado 3 de febrero, y 23 personas han sido detenidas bajo sospechas de que fueron ellas quienes los provocaron.