Al menos 350 palestinos resultaron heridos, 42 por cuenta del fuego israelí, en el sexto viernes consecutivo de protestas en Gaza.

Como es común desde el pasado 30 de marzo, los palestinos salen a protestar cada viernes a la franja fronteriza entre Gaza e Israel para reclamar por el derecho al retorno de los refugiados y la terminación del bloqueo de la franja.

Aproximadamente 7.000 palestinos participaron en la jornada, actividad que fue reprimida por soldados israelíes con gases lacrimógenos, municiones y otros métodos de dispersión.

A lo largo de la cerca, que tiene 40 kilómetros, los palestinos hicieron rodar neumáticos en llamas e intentaron usar el humo como escudo para arrojar piedras y eludir a los francotiradores israelíes.

Desde que comenzaron las protestas han muerto 48 palestinos y más de 7.000 han resultado heridos. Las manifestaciones están programadas hasta el 15 de mayo.