En un reconocido nightclub LGBT ubicado en la ciudad de Orlando, Florida, en Estados Unidos, ingresó un hombre armado con un rifle disparando contra todos los asistentes del lugar, aproximadamente 300 personas, dejando un saldo mortal de 50 personas.

Las autoridades identificaron al victimario como Omar Seddique Mateen, de 29 años, un joven estadounidense de padres afganos y que vivía unas 130 millas del lugar de los hechos. Las autoridades también informaron que si bien aún no se confirma que este sea un ataque terrorista «Parece que fue organizado y bien preparado” por lo cual está siendo investigado como “un acto de terrorismo”. El agente especial Danny Banks expresó: “cuando tenemos potencialmente decenas de víctimas creo que podemos calificar eso de actividad terrorista. Ya sea un terrorista nacional o internacional», comentó agente especial Danny Banks.

El padre de Seddiqui Mateen, quien murió durante el tiroteo con la policía, manifestó lo sucedido a manos de su hijo: «Estamos pidiendo disculpas por el incidente. No éramos conscientes de que estuviese planteando ningún tipo de acción. Estamos en estado de shock al igual que todo el país».

El arma utilizada por el homicida, un rifle AR-5, es un modelo de armamento utilizado también en una masacre en 2012 en la escuela primaria Sandy Hook, en Connecticut, que dejó un saldo de 26 personas muertas, la mayoría niños.
El ataque que enlutó la mañana de este domingo 12 de junio a Orlando, Florida, es considerado como el mayor ataque ‘terrorista’ en Estados Unidos luego del 9-11.