El voraz incendio ocurrió en un concurrido barrio de Dacca, capital de Bangladesh, cuando el fuego arrasó con un conjunto de edificios que servían también como bodegas de productos químicos.

Las autoridades informaron que las llamas se propagaron rápidamente por cuenta del material inflamable que a su vez generó que la conflagración se extendiera hacia tiendas y restaurantes aledaños.

Al menos una treintena de bomberos participaron, no solo en la extinción del fuego, sino también en el rescate de decenas de personas que quedaron atrapadas en los apartamentos.

La tragedia es materia de investigación, dado que aún se desconoce cuáles serían las causas que desataron la conflagración.