89 millones de personas están en alerta a causa de Avery, una tormenta de nieve, hielo y lluvia que ya ha cobrado las primeras víctimas, tres de ellas en Arkansas uno de los primeros estados donde golpeó este fenómeno climático.

En su marcha hacia el noreste del país, Avery ha dejado a más de 170.000 viviendas sin electricidad en varios estados, 70.000 en Kentucky, al menos 67.000 en Indiana y más de 35.000 en Ohio.

Asimismo, se han cancelado al menos 180 vuelos y casi 800 han tenido retrasos en el itinerario.

En Washington varias instituciones educativas cerraron antes de tiempo y se incrementó el tráfico a causa de una fuerte nevada que se prolongó por más de seis horas.

Para este fin de semana se esperan fuertes nevadas en el norte del Estado de Nueva York y en la región de Nueva Inglaterra.