El alcalde de Cartagena cambió en tres ocasiones a la autoridad a cargo de la vigilancia de obras y en medio de sus ires y venires las construcciones se quedaron sin control.