El actual alcalde de Cartagena denunció a su antecesor porque, según el oficio que entregó a la Fiscalía, él contrató servicios que ya se habían ejecutado y dejó en la ciudad un hueco fiscal y otro ambiental con el contrato.