Una corporación le cobró a la localidad de Kennedy, del sur de Bogotá, 78 millones de pesos por llevar niños vulnerables a un parque de diversiones, pero tal paseo nunca se produjo.

Los alcaldes locales de la anterior administración están siendo investigados por celebrar contratos con estas corporaciones y los actuales por liquidarlos sin cumplir con las formalidades.