La inspección que el alcalde de Cartagena hizo en busca de construcciones ilegales luego del colapso del edificio Blas de Lezo, dejó de contar entre éstos a uno que quedaba a la vuelta del de la tragedia, cuyo constructor era no sólo aportante a su campaña, sino también alcalde local.

Se trata del edificio Casa Blanca que sin licencia se levantó siete pisos por cuenta de una inmobiliaria que antes estaba en manos de Manolo Duque y desde que a él lo nombraron, de sus hijos.