En alerta se encuentran las autoridades de salud en el Atlántico por el incremento en la atención a mujeres venezolanas en estado de embarazo portadoras de VIH. También se ha incrementado la prestación del servicio a niños con cáncer gástrico y hepático.

En el Hospital Niño Jesús en Barranquilla, la atención a pacientes venezolanas se ha incrementado este año en un 20 %. Lo que preocupa a las autoridades de salud es que la mayoría de estas mujeres llegan en los días previos para dar a luz sin ningún tipo de control prenatal.

“Desafortunadamente como vienen sin ningún tipo de control, en la mayoría de casos los niños también se han infectado”, explicó Karina Orozco, gerente del hospital.

Niños de padres venezolanos también reciben atención médica por enfermedades crónicas como el cáncer. “Nos ha tocado derivarlos a otro nivel de complejidad ya que en nuestro hospital no ofertamos este servicio”, añadió Orozco.

La especialista dijo que el 60 % de las pacientes que se atienden en el hospital, llegan de Venezuela sin atención prenatal lo que complica los procedimientos e implica más gastos en la atención de los mismos.