Europa está en alerta máxima por el repentino aumento de casos relacionados con el virus de la fiebre del Nilo, que afecta a unas 1.134 personas y ha ocasionado la muerte de otras 85.

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades informó que el brote, transmitido a través de la picadura de un mosquito, deja solo en la última semana 25 muertos: 14 en Italia, 6 en Rumania y 5 en Grecia. Sin embargo, países vecinos como Serbia, también se han visto azotados por el virus donde se registran desde junio, 286 casos y 29  muertes.

Las cifras que hoy registra la Unión Europea a causa de la fiebre del Nilo, multiplican las de años anteriores; los 273 casos del año 2013 y los 27 fallecidos de 2016.