Más de 2.000 vuelos cancelados y al menos 6.000 más retrasados deja una poderosa tormenta de nieve que azota gran parte del este Estados Unidos.

Cerca de 200 millones de personas están bajo algún tipo de alerta, por cuenta de este fenómeno climático que trae una mezcla de nieve, fuertes lluvias, vientos helados y repentinas inundaciones que afectarán a una treintena de estados de ese país.

Se espera que los habitantes de Washington, Baltimore y Filadelfia reciban grandes acumulaciones de nieve; mientras que las ciudades de Memphis y Nashville, en el estado de Tennessee, se verán afectados por fuertes precipitaciones que podrían causar inundaciones repentinas.