El empresario colombiano Álex Saab, presunto testaferro del líder del régimen de Venezuela Nicolás Maduro dijo que “no colaboraría con EE. UU.” si es extraditado por Cabo Verde.

Saab fue arrestado el 12 de junio por sorpresa mientras su avión hacía escala para tanquear combustible en el Aeropuerto Internacional Amílcar Cabral por solicitud de Estados Unidos a través de la Interpol por supuesto blanqueo de dinero.

 

 

Mi detención ilegal tiene una motivación totalmente política y es patético que el Gobierno de Cabo Verde haya doblado la rodilla ante (…) EE. UU.“, dijo Saab a la agencia de noticias española EFE.

Cabo Verde aprobó la entrega del supuesto testaferro, nombrado por  el régimen de Venezuela “enviado especial” y “representante permanente adjunto” ante la Unión Africana.

 

 

Con todo, el empresario deposita sus esperanzas en el Tribunal de Justicia de ese país, que este mes debe pronunciase sobre su extradición y que a finales de 2020 falló a favor de su arresto domiciliario.

No he cometido ningún delito“, afirmó Saab, que empezó su carrera en Barranquilla, vendiendo llaveros de promoción.

 

 

Actualmente guarda relación con varias empresas, entre ellas Group Grand Limited (GGL), acusada de tapar los sobrecostes del programa CLAP del régimen de Maduro para suministrar alimentos a los desfavorecidos.