Guillermo León Sáenz Vargas alias “Alfonso Cano”, es el primer miembro del secretariado de las Farc condenado por ejecutar a 40 guerrilleros que fueron sometidos a juicios de guerra, según la Fiscalía imponiendo su propio régimen de terror.

“Alfonso Cano luego de someter a sus víctimas a un juicio ilegal de guerra, ordenó que los mataran”.

El principal testigo en contra de Cano fue un guerrillero que hizo parte de la seguridad de Tirofijo, quien le contó a la Fiscalía las razones por las cuales fueron asesinados los subversivos.

“Por el hecho de desobedecer órdenes, de comer más de la cuenta o de robar alimentos, los sometían a torturas ya que eran amarrados por una cuerda de la cabeza a los brazos”.

Según el relato del testigo, después de los juicios de guerra, los obligaban a tenderse en el piso para dispararles, pero si no lo hacían, igual les disparaban.

“Por lo general les colocaban el tiro en la coronilla de los que se tendían, los que no se tendían les disparaban por el pecho o en la cabeza pero de frente, para esto se utilizaba carabina, pistola, G-3, fusil”

Otros guerrilleros fueron obligados a subir a una montaña y quedarse de pie en el filo hasta que el cansancio los dominara.

“Allí también había una escalera grande que se había hecho para el entrenamiento, pero allí también castigaban a los guerrilleros, los subían a la escalera y se quedaba dormido, se caía y se mataba”.

Los cuerpos de los 40 guerrilleros fueron hallados en 11 fosas comunes entre marzo y abril de 1991 en la vereda la Gaucha, del municipio de La Uribe en el Meta.