En los últimos días Alfonso Cano, el nuevo jefe de las FARC, llegó sólo con su escudo de seguridad a la escuela de una vereda de Río Blanco, Tolima… Allí acudió un médico que lo atendió de una herida en el antebrazo izquierdo.

El guerrillero venía del Cañón de las Hermosas, en donde fue sorprendido por fuerzas especiales del Ejército, que aún lo siguen de cerca.

Alfonso Cano, el máximo comandante de las FARC, está herido y huyendo de al menos 500 hombres de la Quinta División del Ejército.

La ofensiva se inició luego de que la inteligencia militar conociera que Guillermo León Sáenz estaba en un campamento móvil en el cañón del Davis, en el páramo de San José de las Hermosas, Tolima.

Un grupo elite llegó al sitio. Hubo un enfrentamiento. Alfonso Cano recibió un disparo en el antebrazo izquierdo y emprendió la huída.

Las tropas lo siguieron hasta las riveras del río Irco. El jefe guerrillero llegó luego al municipio de Río Blanco, Tolima.

Aprovechando que los jóvenes de la región estaban en vacaciones, se instaló en la escuela de la vereda La Lindosa donde fue atendido por un médico contactado por las FARC.

El ejército llegó al sitio y encontró medicamentos y desechos hospitalarios.

Publicidad

Luego, Cano se traslado hacia la zona rural del corregimiento La Herrera, en Rio Blanco, Tolima, donde otro grupo de guerrilleros lo recibió y lo escoltó hasta Bejuqueros, una vereda en la parte alta de la cordillera en dirección al municipio vallecaucano de Pradera.

A esta hora, hombres de diferentes unidades de las Fuerzas Militares concentran operaciones en límites entre los departamentos de Cauca, Huila y Tolima tras el nuevo líder de las FARC.