Empezaron las despedidas de Carlos Mario Jiménez, alias Macaco, cuando pueden faltar días para su extradición. En un comunicado, el jefe paramilitar, solicitado por narcotráfico en Estados Unidos, hace un macabro balance

Macaco dice haber reconocido más de 500 crímenes en los últimos dos años y niega que ya tenga una negociación adelantada con la justicia de Estados Unidos.

Carlos Mario Jiménez, alias Macaco, el primer jefe paramilitar de importancia que será extraditado a Estados Unidos, reconoció hoy que ha venido adelantando acercamientos con las autoridades de Estados Unidos, que lo solicitaron en extradición.

En un comunicado de seis puntos, enviado desde la cárcel de Itagüí, el desmovilizado paramilitar asegura que los contactos los ha realizado con abogados de Estados Unidos, para conocer el proceso que por narcotráfico le adelantan en ese país y que hasta ahora no ha negociado ningún acuerdo.

También asegura que la decisión del Presidente de ordenar su extradición, por el delito de narcotráfico, se olvida de las víctimas a las que él decidió reparar cuando se acogió a la ley de justicia y paz. Macaco, pedido en extradición por dos cortes de Estados Unidos  por el delito de narcotráfico, dijo que confesó mas de 500 crímenes, la mayoría de los cuales estaban en absoluta impunidad y así seguirán después de su extradición.