noticias

Allanada urbanización en mármol que invadía la reserva de los cerros orientales de Bogotá

- 14 de mayo del 2016 10:43 pm

Así se veía hace diez años el pulmón de Bogotá (ver video). Hoy el paisaje de los cerros orientales está rodeado por unos mordiscos en medio de la reserva forestal por cuenta de unos urbanizadores piratas que comenzaron a construir mansiones de hasta 20 mil millones de pesos.

Esta semana el Tribunal de Cundinamarca ordenó el sellamiento de las obras que se adelantan en la zona de El Bagazal, detrás del Metropolitan Club de Bogotá, y autorizó el ingreso de autoridades judiciales para realizar un operativo de inspección.

“Unos ciudadanos en particular decidieron contra derecho, sin licencias de urbanismo, sin permisos ambientales, sin ningún tipo de contemplación, acabar con una zona importante con los cerros de Bogotá”, aseguró Néstor Franco.

Noticias Uno estuvo en el operativo judicial encabezado por el director de la CAR en compañía de la Secretaría de Ambiente y 187 agentes de policía judicial y de carabineros. Entre los hallazgos del operativo está ésta edificación que, según los planos encontrados por las autoridades ambientales, no es para una vivienda sino para una compañía.

“Esto tiene pinta de ser una instalación de gran tamaño para que funcionara una gran empresa, hemos encontrado los planos de diseño donde presuntamente el propietario de este predio aparece un grupo denominado Synergia” agregó Franco.

Además del grupo Synergia de la Comercializadora Kaysser, la CAR también selló otras cuatro obras, entre las cuales se destaca el predio El Sauce cuyo propietario es el excongresista Alfonso Mattos Barrero.

A través de su abogada, Jaime Ernesto Gil de Kaysser fue notificado del proceso que busca sancionarlo por desviar el río Rosales, secar su lecho, talar 2000 árboles y edificar la reserva.

El equipo jurídico de la CAR decomisó todo el material de construcción que se encontraba en este predio. 80 bolsas de cemento, una minicargadora, madera, arena, losas de mármol, carretillas, cables, piedras, ladrillos, bases de acero, entre otros.

La CAR y la Secretaría de Ambiente pedirán a la Fiscalía investigar los nombres que aparecen en los planos de esta construcción ilegal para que se examine la ética de sus diseños invadiendo la reserva forestal de los cerros orientales.