El almirante Gabriel Arango Bacci, capturado por orden de la Fiscalía, aspira a desvirtuar el principal testimonio en su contra.

Existe un documento que probaría que el testigo que asegura haber visto al almirante en una reunión con narcotraficantes estaba fuera de Colombia para esas fechas.

Aunque el Almirante Gabriel Arango Bacci insiste en su inocencia, para la Fiscalía las pruebas hasta ahora recopiladas lo implica en concierto para delinquir y cohecho.

Los investigadores creen en la versión del testigo Jaime Alberto Pérez Charris, quien dijo que en octubre de 2000 asistió a una reunión con Jorge Luis Hernández alias «Boliche», trabajador de Juan Carlos Ramírez, alias Chupeta, y el almirante Arango Bacci en el Hotel la Cascada en Santa Marta para tratar temas de narcotráfico.

El Almirante dice que eso es falso porque el mismo Pérez en 2004 ante la Fiscalía General de la Nación declaró que en esa fecha se encontraba en Venezuela con alias «Boliche», versión que corroboraría este informe del DAS, donde consta que el testigo estaba fuera del país en esa fecha.

La segunda prueba que enredó al oficial es según la Fiscalía la USB de “chupeta”, donde apareció un pago en enero 22 de 2004 por el movimiento de una fragata.

Publicidad

 La investigación de la Fiscalía determinó que la fragata que se movió fue la de San Andrés, por orden de Arango.

El almirante en su defensa argumentó que en esa fecha recibió información del movimiento de una lancha rápida y que como Jefe de Operaciones en San Andrés, inició una operación que terminó con Interceptación de la nave en Jamaica. Además el oficial se quejó porque la Fiscalía no valoró la posibilidad de que el pago de «Chupeta» se hubiera podido dar por el movimiento de una Fragata en el Mar Pacífico.

Como el único que sabe a quien le pagó por el movimiento de la Fragata es Juan Carlos Ramírez, alias «Chupeta», la Fiscalía inició el trámite diplomático para escucharlo como testigo y así esclarecer que pasó.