Según algunos informes del vaticano sobre la salud del papa, Francisco fue operado a los 21 años de un pulmón. Una de las causas pudo haber sido una tuberculosis o alguna otra infección por lo que le fue practicada una cirugía, que en aquella época parecía ser la mejor y única solución, por lo que le fue extirpado una parte de su pulmón.

Sin embargo para hablar de las técnicas quirúrgicas de la época algunos especialistas mencionan que para tratar la tuberculosis pulmonar que comenzaba en el joven Bergoglio, se practicó una  colapsoterapia que no es más que una operación que consiste en comprimir el pulmón para evacuar su contenido y devolverle su elasticidad.

Tratamientos que explica el jefe de neumología del hospital Universitario Mayor Mederi, Juan Ricardo Lutz “como los antibióticos no existían, el primer antibiótico contra la tuberculosis fue la estreptomicina y hace 60 años no se había desarrollado, trataban de manejarlos de otra forma: primero subían a los pacientes a sanatorios altos en las montañas”.

“Y lo otro que hacían eran tratar de quitarle el oxígeno a las micobacterias, entonces colapsaban los segmentos pulmonares que tenían cavernas. Una de las características de la tuberculosis es que producen como unas bolitas en el pulmón y trataban de colapsarlo. Una era inyectando aire, un neumotórax terapéutico, otra forma era llenando estas cavernas de algún material para taparlas, estos eran los tratamientos de la tuberculosis en la preguerra y antes de la era de antibióticos”.

Publicidad
Un procedimiento que hoy a sus 80 años no parece que le haya dejado alguna consecuencia. Personas cercanas hablan de su buena salud.

Por otro lado la altura de la ciudad de Bogotá podría afectar la salud no solo de alguien con algún tipo de problema respiratorio, sino a personas con buena salud. “Para las personas enfermas pulmonares, que viven en Bogotá, la recomendación que les damos es que se vayan a vivir a nivel del mar porque la cantidad de oxigeno que van a necesitar suplementario va a ser menos y se van a sentir mejor. Si una persona tiene una función pulmonar que está en el límite y llega a la altura de Bogotá puede tener asfixia, mucho más limitación para hacer actividades. Una persona sana puede llegar a Bogotá y tener complicaciones con la altura, no es frecuente pero puede pasar. Es muy individual y es difícil decir, cada persona es un universo aparte y va a ser un comportamiento individual” dice el doctor lutz.

Por ahora el papa se ve bien, aunque vale una ayuda celestial que el siempre clama: “recen por mí”.

Ximena Bedoya – CM&