La organización Amnistía Internacional alertó que la represión y el uso de la fuerza cometidos por el Gobierno venezolano de Nicolás Maduro podrían constituir «crímenes de lesa humanidad», y pidió que estos sean investigados por la Corte Penal Internacional.

El organismo presentó su informe «Hambre de justicia: Crímenes de lesa humanidad en Venezuela», que recoge los resultados de una investigación realizada a principios de año y que detalla casos de detenciones arbitrarias y ejecuciones extrajudiciales.

«Amnistía Internacional considera que en Venezuela podrían haberse cometido crímenes de lesa humanidad, extremo que debe ser determinado por una instancia judicial independiente e imparcial», sostiene el informe.

Esto se debe a la «gravedad» de los ataques contra los opositores, el gran número de víctimas, la coordinación de las fuerzas de seguridad implicadas y el conocimiento por parte de Maduro sobre los hechos.

«Las autoridades hasta el más alto nivel, incluyendo a Nicolás Maduro, supieron de estos hechos públicos y notorios, y no tomaron las medidas necesarias para impedirlas ni para investigarlas», destaca el estudio.