Una señora de 80 años quedó atrapada en su casa porque la alcaldía local de Usaquén demolió la escalera por la que subía a su casa… La misma escalera por la que se podía bajar… La señora no quiere salir de allí y lleva 10 días viviendo de la comida que le llevan los vecinos que llegan a verla, subiendo por una escalera de gato.

Doña Alicia, la inquilina más vieja de esta vivienda, completó hoy 10 días encerrada en la casa sin poder salir a la calle…

Todo, porque ella habita en el segundo piso de este predio al que la alcaldía local, por una orden judicial, ordenó demolerle el antejardín incluyendo la escalera, el único acceso para salir o entrar a la casa. Doña Alicia dice que el dueño de la casa nunca le aviso lo que iba suceder.

Lo mismo les pasó a los inquilinos del tercer piso. Por eso no les quedó más opción que hacer uso de una vieja escalera de madera para no permanecer encerrados.

Arriesgándose a cualquier accidente. Un peligro que esta anciana a sus 80 años prácticamente la obliga a resignarse a permanecer atrapada en su propio hogar.

El alcalde local asegura que su administración actuó conforme a la ley.

“Nosotros estábamos cumpliendo con nuestro deber y no íbamos a demoler la escalera y fueron los dueños los que dijeron que tumbáramos y ahí están las consecuencias”.

Los dueños del predio desaparecieron, mientras que la semana de encierro obligada de doña Alicia parece prolongarse pues ni bomberos ni policía la han podido convencer para que se deje bajar, pues ella argumenta que sólo baja por la escalera que tenía la casa antes.