Todos los sondeos señalan que el ganador de las elecciones presidenciales del próximo domingo será el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, pero hay factores como el número de indecisos que podrían trastocar un triunfo que parece inevitable.

Las últimas encuestas señalan que López Obrador, del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), encabeza la intención del voto de los comicios del 1 de julio con un 37,7 %, seguido de Ricardo Anaya, conservador Partido Acción Nacional (PAN), con el 20 %.

José Antonio Meade, del oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), obtendría el 17,7 % de los sufragios y un 3,1 % sería para el independiente Jaime Rodríguez, el Bronco.

En un país como México, a las dudas sobre los sondeos se suma el miedo a un fraude electoral, potenciado por el propio López Obrador, que ha acusado a esta práctica sus derrotas en los comicios de 2006 y 2012.