La Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, ordenó de manera preventiva la suspensión inmediata de todas las actividades relacionadas con la etapa de construcción de Hidroituango, excepto aquellas que sean necesarias para hacerle frente a la contingencia.

La ANLA exigió a EPM suspender de manera inmediata todas las obras relacionadas con “la etapa de construcción, llenado y operación del embalse, excepto las actividades, obras, trabajos de ingeniería y obra civil que deba ejecutar la empresa para garantizar la integralidad del proyecto y prevenir y mitigar los riesgos asociados a la contingencia presentada, los cuales son de su responsabilidad exclusiva».

Argelino Durán, presidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, explicó que las obras prioritarias son: el sellamiento del túnel derecho, el sellamiento de la galería auxiliar que fue en la que se registró un derrumbe y las obras que permitan manejar el nivel del embalse.

La resolución expone que para levantar la medida preventiva «Hidroituango deberá contratar peritos expertos a fin que emitan un dictamen claro, preciso, detallado y objetivo, sobre las condiciones actuales de estabilidad (bajo el escenario de contingencia) y futura (bajo el escenario de operación) de la infraestructura asociada a las obras principales del proyecto».

Por su parte, EPM, informó que se mantiene vigente la licencia ambiental y que se continuará dando  prioridad a  la ejecución de las obras relacionadas con la contingencia.