Más de 500 personas viajaron a La Habana para ser testigos en vivo de la firma del fin del conflicto. Los antagonistas mortales de ayer coincidieron en su defensa del proceso de paz.

Además de los firmantes y de sus invitados a la mesa principal, muchos personajes de cuya contradicción hemos sido testigos, hoy están de acuerdo.