La noche de este sábado 10 de diciembre colombianos residentes en Oslo y noruegos de esa capital marcharon con antorchas, banderas y pancartas hasta el gran hotel en donde se hospeda el presidente de la República Juan Manuel Santos con su familia, para rendirle un homenaje por su premio de paz, como es la tradición anual en ese país.

Vestido de smoking y con la paloma de la paz en la solapa, Santos respondió al afecto de los manifestantes.

El jefe de Estado llamó con un gesto a sus hijos y yerno para que se asomaran al balcón.

Después de unos minutos, la familia del presidente se retiró y él permaneció solo en el balcón agradeciendo el gesto de los visitantes.

Publicidad

La caminata fue acompañada de canticos y baile. El mandatario estuvo alrededor de dos minutos observando el juego de luces que se formó con las antorchas unidas.