Argentina está viviendo su peor sequía en décadas. El fenómeno natural ha diezmado las cosechas, afectando seriamente a los agricultores y provocando millonarias pérdidas.

Las sequías están afectando principalmente la región de La Pampa y el centro de Argentina, donde se encuentra la zona más productiva del país.

En esta época solo ha caído un 25 por ciento de las lluvias habituales, diezmando la producción de maíz y soja.

A un mes de que empiecen las cosechas, las plantas están un 70 por ciento más pequeñas de lo normal.

El fenómeno golpearía la economía nacional teniendo en cuenta que Argentina es el tercer exportador mundial de estos granos.

Según las Confederaciones Rurales Argentinas las pérdidas ascienden a 4.350 millones de dólares a corte del 27 de febrero.

El Gobierno de Mauricio Macri señaló que estudia con preocupación la sequía, que catalogaron como una de las peores en los últimos tiempos.