El 116º Congreso de Estados Unidos arrancó este jueves como el más diverso de la historia, con números récord de mujeres y latinos entre los legisladores, y con la entrada de las primeras mujeres musulmanas y nativo americanas como miembros de la Cámara de Representantes.

Un total de 127 mujeres -102 en la Cámara Baja y 25 en el Senado- ganaron sus batallas electorales en los comicios legislativos de noviembre pasado.

Entre ellas, se encuentran las dos primeras mujeres musulmanas en llegar al ente legislativo, Ilhan Omar y Rashida Talib, y las dos primeras de origen nativo americano en hacerlo, Sharice Davids y Deb Haaland.

Texas eligió por primera vez a dos mujeres latinas, Verónica Escobar y Sylvia García y la comunidad afroamericana está representada solo con dos miembros en el Senado. 

En la Cámara de Representantes hay 55 legisladores negros, el segundo grupo racial más representado después de los blancos, que cuentan con 317 del total de 435 miembros.

El colectivo de las personas LGTB, cuenta con diez legisladores, ocho de ellos en la Cámara de Representantes y dos en el Senado.