Un juez estadounidense dictó una fianza de 50.000 dólares con prohibición de salir de Miami, al actor Pablo Lyle, después provocar la muerte de un hombre, al que golpeó tras una discusión en una vía de la ciudad.

La mañana de este lunes, el actor se presentó ante la corte de Miami, junto a sus padres, esposa y abogados.

“Es una tragedia, una absoluta tragedia; pero el señor Lyle no tuvo intención de matar a nadie. No es un caso de asesinato”, dijo a los medios al concluir la audiencia Bruce Lehr, abogado del artista.

La Fiscalía le había solicitado una fianza de un millón de dólares, que entregara su pasaporte y que se le impidiera acercarse a la familia de la víctima. Para el ente acusador, el mexicano es un “individuo violento que golpeó brutalmente y mató a un hombre de 63 años”. 

Finalmente, el juez Alan Fine fijó a Lyle una fianza de 50, 000 dólares y arresto domiciliario en Miami.

Los hechos sucedieron el pasado 4 de abril, cuando Juan Ricardo Hernández, de origen cubano, les habría reclamado al actor y a un amigo de este, por haberlo cerrado en la carretera. De acuerdo con las imágenes, de las cámaras de seguridad del sector, Lyle se bajó y de un puñetazo dejó inconsciente al hombre de 63 años y abandonó el lugar sin prestarle ninguna ayuda. 

Mientras Hernández estuvo herido, el actor pudo permanecer en libertad tras pagar una fianza de 5,000 dólares, sin embargo, la familia decidió desconectar al hombre, de los aparatos que lo mantenían con vida, y en ese momento la situación del actor cambió.

El próximo 1 de mayo se determinará si habrá cambios en los cargos que enfrentará Lyle.

CAROLINA MORALES