Explotar la creatividad, en vez del cuerpo o la violencia es la opción que una fundación ofrece a población vulnerable de Bogotá.