La Asamblea de Antioquia aceptó la renuncia del contralor, Sergio Zuluaga Peña, quien es investigado por presunta corrupción al cambiar hallazgos fiscales por dádivas.

«Inevitablemente estas circunstancias lo llevaron a renunciar para enfrentar esto sin el cargo, que lejos de ser un beneficio ha sido una carga que se ha utilizado en su contra», sostuvo Santiago Trespalacios, abogado del contralor de Antioquia.

Dado que también el subcontralor tiene orden de captura, asumió a manera de encargo la funcionaria que sigue en nivel jerárquico. Entre tanto, el gobernador de Antioquia presentó ante la Asamblea un informe de la Contraloría con 16 hallazgos sobre Hidroituango.

«Con argumentos sobre algo que se dijo de una llamada telefónica, el señor contralor decía que había estudiado muy bien en un informe de la Contraloría el plan de aceleración y que no lo había hecho público por no echar al agua o a la arena al gobernador; se discutió mucho sobre a quién se refería y uno le tira el balón al otro sin ningún tipo de argumentos…», dijo Luis Pérez Gutiérrez, gobernador de Antioquia.

También solicitó la Contraloría General de la República ejercer control posterior en forma excepcional sobre lo actuado por la Contraloría de Antioquia.

«Qué declare el control preferente sobre lo actuado por la Contraloría de Antioquia desde el año 2016 a la fecha sobre los siguientes municipios: Vigía del Fuerte, La Pintada, San Carlos, Jardín, Segovia, San Rafael, Yalí, La Estrella, Caldas, Zaragoza Entrerríos, Don Matías, Concordia, Turbo Copacabana, Montebello, Briceño, Caucasia y además que aparezcan vinculados», indicó Pérez. 

Entre tanto en el juzgado 42 Penal Municipal continúa la audiencia de imposición de medida de aseguramiento contra los 10 implicados en el proceso «Contraloría de bolsillo».