Ante la petición de la Fiscalía, un juez de Cali envió a la cárcel a tres exoficiales del Ejército: el coronel Carlos Andrés Pérez Cardona, coronel Jorge Humberto Salinas Muñoz y el mayor Luis Mesías Quiroga Cubillos; investigados por presuntamente conformar una red de interceptaciones ilegales que actuaban desde dos empresas de seguridad fachada JHS y A&G Seguridad Limitada, en Cali y su sede principal era Ipiales.

“La medida de aseguramiento que se les ha puesto es necesaria para garantizar la vigencia del fin constitucionalmente básico, proteger el proceso, proteger la comunidad. Se muestra necesaria y adecuada la restricción de libertad de estas personas. La medida también es proporcionada porque si ponemos en la balanza la libertad de los imputados y al otro lado proteger el proceso y proteger la comunidad, obedece ese interés superior”, indicó el juez.

Se otorgó casa por cárcel a María Alicia Pinzón Montenegro, ingeniera en informática y quien laboró en el Ministerio de Tecnologías. La mujer llegó a un principio de acuerdo con la Fiscalía para colaborar en el proceso.

“Va a tener que cumplir unos compromisos que ya se ha hecho con la Fiscalía General de la Nación. Contrario a atentar con la investigación, María Alicia va a aportar a la investigación”. 

La Fiscalía les imputó seis delitos, y según la investigación, cualquier persona podía acceder a un paquete de servicios por tres millones de pesos, que consistía en interceptar llamadas, mensajería y correos. La empresa funcionaba hace por lo menos diez años.

“Puede ser por cualquier razón, un esposo celoso, un empresario, un político para una campaña”.

El juez reveló que uno de los clientes de esta empresa criminal es el general (r) Humberto Guatibonza, excomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá.

“Toma contacto con Don Humberto, a quien se estableció después que era el general Humberto Guatibonza… venían haciendo algo con los del Ecuador a lo cual Humberto señala que ya tenía el sitio del encuentro”.

Durante la audiencia se reveló que la empresa criminal estaba intentado expandir sus fronteras hacia Ecuador. Los tres exoficiales serán enviados al centro de reclusión de la Tercera División del Ejército en Cali.