En las últimas horas fue asesinado el rapero estadounidense, Nipsey Hussle, en la puerta de su tienda de ropa en Los Ángeles junto a otras dos personas que resultaron heridas.

«Nuestros corazones están con los seres queridos de Nipsey Hussle y todos los afectados por esta horrible tragedia», dijo hoy en Twitter el alcalde de la ciudad californiana, Eric Garcetti, quien aseguró que Los Ángeles sufre «cada vez que una vida joven se pierde por la violencia sin sentido de las armas de fuego».

Según lo informaron las autoridades, el asesinato se registró media hora después de que el artista publicara en su cuenta de Twitter «tener enemigos fuertes es una bendición».

El diario Los Angeles Times aseguró, citando fuentes de la investigación, que el atacante, un joven no identificado, disparó a una distancia cercana y luego huyó en un coche que le estaba esperando.

Por estos indicios, se cree que el asesinato del rapero puede estar relacionado con la violencia de pandillas.

Ermias Asghedom, el nombre real de Nipsey Hussle, nació en Los Ángeles en 1985 y se hizo famoso en la escena hip-hop de la urbe californiana como un artista orgulloso de sus orígenes callejeros y vinculado a una facción de los Crips, una de las pandillas más célebres de esta ciudad.