Según el análisis jurídico que la guerrilla hace en La Habana, el presidente tiene facultades para proseguir con la implementación de parte de los acuerdos, según su interpretación de la sentencia de la Corte Constitucional. Según uno de los asesores de la guerrilla las votaciones no le quitaron a Santos el mandato para tramitar el estatuto de la oposición ni para decretar el cese al fuego indefinido. Pero se necesita que lo demás se soluciones con urgencia.