Las medicinas no se pueden arrojar a la basura, no sólo porque pueden contener sustancias peligrosas, sino porque en el país hay falsificación y alteración que pone en peligro a otros enfermos.