El líder norcoreano Kim Jong Un inauguró la ciudad nueva de Samjiyon, una obra monumental en los confines del país, situada cerca del monte Paektu, cuna legendaria de la Nación coreana.

El gobierno invirtió unas sumas colosales en el titánico proyecto, todavía inacabado, de la reconstrucción de esta ciudad, que antaño fue capital de un condado fronterizo con China.

Además de un museo sobre la revolución y de un estadio para deportes de invierno, el proyecto incluye una nueva línea de ferrocarril hasta Hyesan, 10.000 viviendas y una fábrica de tratamiento de arándanos y patatas, los dos recursos más importantes de la zona.

Publicidad

La agencia oficial norcoreana KCNA divulgó una fotografía de Kim, vistiendo un impermeable de cuero negro, cortando una cinta roja en medio de varios responsables con gorro de piel, durante una ceremonia de inauguración cerca de una estatua de su padre, Kim Jong II.

Kim «se entregó en cuerpo y alma para hacer del condado de Samjiyon, lugar sagrado de la revolución, una utopía urbana del socialismo», indica la agencia oficial norcoreana KCNA.

Medios locales indican que la ciudad tiene capacidad para 4.000 familias, cuenta con nuevos apartamentos, una pista de esquí y un estadio, entre otras instalaciones.

Pyongyang no comunicó cuánto costó el proyecto, que en principio se efectuará por fases. Kim solicitó que esté listo para el 75º aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores de Corea, en octubre de 2021.