El recién inaugurado paso deprimido de la calle 93 de Bogotá, quedó fuera de servicio. Se inundó y por lo menos uno carro naufragó. Una hora más tarde se encendieron las bombas dispuestas para el efecto y pudo entrar en servicio.