Los registros en las redes sociales captados desde ocho ángulos, muestran el que pudo ser el origen de las agresiones físicas durante las protestas de antitaurinos el domingo pasado.

Un joven lanzó la primera piedra, seis minutos después uno de sus acompañantes intentó detenerlo mientras otro hombre, desde otro ángulo, le lanzó un trozo de ladrillo a un policía del Esmad.

Simultáneamente, a tres cuadras de la Plaza de Toros, unas jóvenes antitaurinas discutían con una vendedora de manzanilla, un auxiliar de policía intentó detener la pelea,

A 100 metros, sobre la carrera Séptima, espectadores seguían su trayecto sin saber que estaban cayendo piedras por el camino hacia la plaza.

Publicidad

Al mismo tiempo, al otro lado de la vía, un policía del Esmad atacó con puños a una mujer mientras otro uniformado la golpeó con una tonfa.

Otro agente intentó calmar a los activistas que veían cómo la atacaban. Más cerca a la plaza, auxiliares de la policía escoltaban a más asistentes al evento taurino que intentaban evadir los insultos.

Algunas respuestas de los agredidos con vituperios, provocaron aún más a los violentos. Entre la multitud, encapuchados siguieron lanzando piedras sin importar donde cayeran. Los policías encargados de esta zona, reaccionaron.

A 20 metros otros auxiliares en un espacio entre manifestantes y aficionados a los toros eran observados por agresores que se alistaban con más trozos de ladrillos para atacarlos

Entre los agredidos, una persona que iba a entrar a la plaza de toros, grabó con su celular el golpe que recibió un auxiliar de policía.

La misma escena fue grabada desde otro ángulo.

Los disturbios terminaron en la noche… 34 personas resultaron heridas, cinco de ellas son auxiliares y patrulleros de la policía.