Anunciar con volantes y afiches pegados en las paredes y muros de la ciudad es un negocio en vías de extinción. El alcalde de Bogotá y el ministro de ambiente lanzaron una campaña de limpieza anunciando las sanciones a quienes los pegan y a quienes les pagan por hacerlo.