El presidente Juan Manuel Santos dijo que el problema del aumento del tráfico de droga no solo tiene que ver con la producción si no con el consumo. La alta demanda de narcóticos hace subir el precio de la cocaína de manera excesiva dependiendo la zona donde se encuentre.

La cocaína se valoriza teniendo en cuenta la zona en la que se encuentre en el país.

En el primer punto del sistema de drogas ilícitas aparecen las zonas de producción, donde se cultiva la hoja de coca y se procesa en laboratorios para convertirla en clorhidrato de cocaína. Esas zonas son Nariño, Guaviare, Norte de Santander, Putumayo, Caquetá, Antioquia o Chocó. Ahí, un kilo de esa droga puede costar 3.5 millones de pesos.

En segundo lugar, viene la llamada ‘zona de ruta’ que no es precisamente donde se va a traficar la droga, aunque generalmente se deja un porcentaje mínimo para el microtráfico. Esas son ciudades cercanas a los puntos de salida, como Cali, San José, Medellín, Cartagena, Cúcuta, entre otras. Ahí, el kilo de cocaína ya ha subido a 5 millones de pesos.

Desde esas zonas hacia los ‘puntos de salida’ que son los puertos, las zonas marítimas y los aeropuertos del país, ya el kilo de cocaína ha subido a 7 millones de pesos. (Santamarta, Barranquilla, Cartagena, buenaventura, Tumaco y la Guajira. Aeropuertos: El Dorado (Bogotá), Alfonso Bonilla Aragón (Palmira), José María Córdoba (Rionegro).

Finalmente, como en Colombia se exporta el 90 % de la droga que se produce. El mismo kilo que inició costando 3.5 millones de pesos en las zonas de producción, puesto en un barco alcanza los 25 millones de pesos.

Si la droga va para sur América la compran en 28 millones de pesos. Si va para centro América cuesta 43 millones de pesos, si va con destino final a Europa o África, cuesta de 100 a 170 millones de pesos. Si va con destino final a Asia cuesta de 260 a 370 millones de pesos y la zona más cara es Oceanía que puede costar de 520 millones de pesos a 650 millones de pesos.

Publicidad

SYLVIA CHARRY – CM&