Tal como el año pasado hicieron una asonada para evitar la captura de Kiko Gómez, vecinos de Riohacha intentaron por todos los medios impedir que el alcalde de Riohacha fuera trasladado a Bogotá donde le esperaba una imputación por fraude al programa de alimentación escolar.

A los investigadores los sacaron de su hotel, bloquearon las vías al aeropuerto e hicieron una asonada en contra de las instalaciones del CTI en la capital guajira.