La Comisión Colombiana de Juristas advirtió que, “quien fuese el autor de la tenebrosa acción”, ha infringido gravemente las normas del derecho humanitario.

Entre los señalamientos, está la violación a la prohibición de atentar contra el derecho a la vida de los niños y jóvenes como sujetos de especial protección, así como atacar a la población civil y usar "armas trampa y armas de efecto indiscriminado.

La CCJ, que tiene carácter consultivo ante las Naciones Unidas, se solidarizó con las victimas e instó a las autoridades estatales a que lleven a cabo de inmediato "las investigaciones correspondientes y las acciones necesarias para garantizar la verdad, la justicia y la reparación.

En el ataque del pasado 14 de agosto, que fue atribuido al frente 18 de las FARC, resultaron siete muertos y 52 heridos.