Fuentes de la Fiscalía confirmaron que hay dos personas más que están siendo indagadas por los hechos que rodearon el atentado en la Escuela de Cadetes General Santander, incluso la entidad pedirá ante un juez una orden de captura.

Los investigadores tienen en su poder varias interceptaciones telefónicas, obtenidas previas al atentado; incluso minutos después del hecho también se tienen registros de llamadas. Una de ellas fue expuesta en la audiencia de Ricardo Carvajal, quien fue enviado a la cárcel por su presunta participación en los hechos.

Para la Fiscalía está demostrada la participación de Aldemar Rojas, excabecilla del ELN, de Ricardo Caravajal, quien presuntamente ayudó a adecuar el vehículo que explotó, y se indaga el papel de dos personas más, que serían cercanas al detenido.

Previo a su captura por el atentado, Carvajal estuvo preso por tráfico de drogas según consta en la página de la Rama Judicial, sin embargo su caso fue archivado y fue dejado en libertad en 2014.

En el allanamiento realizado en la madrugada del viernes, los investigadores se llevaron su teléfono celular y un overol, entre otras pertenencias.

Igualmente se indagan una serie de testimonios que relacionan a Carvajal y a otras personas, con la bodega, ubicada en el sur de Bogotá, en la que se adecuó la camioneta.